Menu
RSS

Nuevo empate de Gimnasia

Nuevo empate de Gimnasia

En un partido con poco vuelto futbolístico, el "lobo" jujeño hizo mejor las cosas que Santamarina en Tandil.

Gimnasia fue un poco más que Santamarina en Tandil, pero se debió conformar con otro empate. De esta manera, ya acumula ocho igualdades en el presente torneo de la B Nacional, situación que implica no poder escalar en la tabla de posiciones. Y si bien fue meritorio haber hecho las cosas mejor que el "aurinegro", su falta de gol preocupa y le pasa "factura". Por eso, no quebró el cero en la calurosa tarde de ayer.

En la primera etapa, el "lobo" fue superior. Es que salió a buscar el partido en campo rival y no dejando pensar ni asociarse a los hombres que más saben con la pelota en el local, que son Milton Zárate y Ezequiel Barrionuevo. Entonces, la lucha se planteó en el sector central.

Eso sí, en un rápido contragolpe, Milton Céliz habilitó de cabeza a Alejandro Noriega, quien llegó a la carrera y de volea fusiló al arco defendido por Joaquín Papaleo. Después una jugada polémica, donde pareció que el lateral García Basso empujó a Céliz en el punto de penal. Para el árbitro Pablo Giménez, no pasó nada. En fin.

El intenso calor se hizo sentir en los protagonistas y el trámite cayó en un pozo. Santamarina reaccionó con un pase entre líneas de Zárate para el ex"lobo", Martín Michel, quien no pudo con la volada de Maximiliano Cavallotti.

Pero la oportunidad más clara se produjo a los 36'' cuando Agustín Sufi enganchó, se acomodó y sacó un zapatazo de 35 metros que fue devuelto por el travesaño. Papaleo sólo voló para las fotos.
El "lobo" terminó mejor, pero sobre el final Zarate dejó a tres defensores y pateó débil a las manos de Cavallotti.
Los primeros minutos del complemento fueron para el olvido. Un verdadero bodrio. La pelota era castigada de un lado y del otro. Pobre los hinchas que pagaron sus entradas en el estadio municipal. Jamás se contabilizaron tres pases seguidos.
El local sabía que necesitaba una victoria para tranquilizar los ánimos, pero nunca se atrevió a mandar a los volantes a posiciones ofensivos. Gimnasia, por su parte, no encontró los espacios como en la etapa inicial.
Claro que otra vez la fortuna no estuvo a su lado cuando Sufi, de muy buen rendimiento, desbordó por derecha y sacó un centro al primer palo que Rodrigo Morales -volvió a jugar tras ocho meses- se anticipó y cabeceó apenas desviado.
Los minutos pasaron sin pena ni gloria. Y sobre el cierre, Peppino exigió a Papeleo, en otra oportunidad neta desperdiciada.
El "lobo" se fue de Tandil masticando bronca, porque sabe que no puede seguir sumando de a uno si pretende pelear un ascenso a Primera División. Es cierto que mereció mejor suerte, pero en el fútbol los merecimientos no existen. Y sí los goles, algo que el equipo dirigido por Mario Sciacqua no puede concretar por errores propios o aciertos ajenos, como ayer con el "Uno" local transformándose en la figura de la cancha.
Es más, Papaleo fue el único que se retiró con tibios aplausos. El resto se fue silbado. Así la gente certificó que los jujeños fueron más y debieron haber ganado.


Lo que viene
Gimnasia y Esgrima de Jujuy recibirá el próximo domingo a las 16.30 a Flandria en el estadio "23 de Agosto" por la décima cuarta fecha de la B Nacional.
En la oportunidad estará en condiciones de reaparecer Alejandro Frezzotti, quien purgó ayer una fecha de suspensión, y habrá que ver cómo evoluciona de su contractura Luis Vila, el otro ausente en la sofocante tarde de Tandil.
FUENTE: TRIBUNO DE JUJUY
 

volver arriba